Animación a la lectura

¿Qué es?

¿Sacudir unos pompones mientras dices con ritmo melódico a tu hij@: “¡venga! ¡lee! ¡que tú! ¡puedes!”?

No. Aunque… ¿quién sabe las técnicas que usa cada cual para “hacer que lean”?

Antes de responder a la cuestión que encabeza este escrito, reflexionemos primero acerca de la representación del término “lectura” y lo que el mismo engloba, como por ejemplo: ¿qué significa leer?

Con tu permiso, te expongo mi idea:

Más allá de lo que manifiesta la RAE, concretando el verbo “leer” como “pasar la vista por lo escrito comprendiendo la significación de los caracteres o de un texto de determinado modo”, y “lectura” como “acción de leer o Interpretación del sentido de un texto”, para mí, es el camino hacia la:

  1. Información, del entorno lejano e inmediato.
  2. Conexión, respecto a historias, sentimientos, experiencias… que nos unen.
  3. Sabiduría, conocimiento, sobre un@ mism@ y los demás.
  4. Libertad, autonomía, consecuencia de la toma de decisiones al disponer de los puntos nº 1-2.
  5. Evolución cognitiva, que conlleva la del lenguaje. Característica diferenciadora entre ser humano y resto de entes vivos.

Placer, aprendizaje, oportunidad de conciencia o transformación, son sinónimos que concibo en relación al tema.

Mi lema es “educar desde el ejemplo”.

¿Qué quiere decir tal afirmación?

Nuestros hij@s copian nuestras conductas.

Si lees, te verán leyendo. Este gesto hará tal situación más natural y llamativa. Si añades la muestra de placer, tus hij@s disfrutarán también. Su vínculo será la diversión, no la obligación.

Hace poco, leyendo a Stephen Richards Covey, quedó grabada en mi mente la siguiente idea: “resulta más simple modificar nuestro prisma de visión, cambiando nuestro comportamiento, si queremos promover la metamorfosis en otras personas”.

¿Cómo hacer que les interese la lectura? (a diferencia de “hacer que lean”)

 Haciendo que a tí mism@ te encante y transmitiéndoselo auténticamente.

¿Te has planteado la importancia del asunto?

¿Te has parado a pensar un momento en la cantidad de “cosas” que puedes llegar a leer en un solo día?

No hablo de libros. Hay cientos de temáticas diversas, así que la posibilidad que te guste alguna no es remota. Incluso puedes descubrir algo que no conocías de ti mism@, al jugar con la elección de:  revistas, periódicos, cómics…

-Nuevas Tecnologías.

Sé que:

– usas móvil

– recibes mensajes (de tus amigos, familiares, jefes, clientes, profesores…)

– recibes mails (de publicidad, agencias de viaje, tu tienda favorita, cursos en los que te matriculaste, o del gimnasio)

– manejas redes sociales (observas publicaciones)

Te pregunto: ¿qué nuevas tecnologías, a tu alcance, puedes usar que le interese a tu hij@ para trabajar su capacidad lectora?

¿Has pensado lo bien y lo mucho que podría gozar la familia al completo colaborando en un momento concreto? Seréis un equipo.

– Compras – Decoración.

Vas al supermercado. Lo sé también.

¿Has meditado que tan lúdico-educativo puede ser comentar los ingredientes de os productos que adquieres? ¿Qué tal si propones a tu hij@ averiguar la procedencia de los mismos?  De esta manera, potenciarás su curiosidad así como las habilidades de investigación.

Quizás acudes a grandes almacenes. ¿Has contemplado la ilusión que puede despertar la composición del aparato o mueble que recogiste? Destacarías su progreso en organización tras visualizar las instrucciones de éste.                                                 

– Viajes.

Te mueves por la ciudad, quizás, de vez en cuando, hacia otros pueblos.

¿Qué niñ@ no quiere conocer anécdotas que guardan éstos? Siempre hay alguna, si no, para eso tenemos la imaginación. Apuesto que algunos carteles o indicaciones son sorprendentes.

 – La Navidad está aquí.

¿Seguro que no tienes familiares o amigos que tienen el detalle de enviarte postales?

Por suerte, disponemos de múltiples sucesos a celebrar con la que obsequiar de esta manera: cumpleaños, días o eventos especiales. Cobrará relevancia las destrezas de expresión, invención, comprensión…

Para finalizar, puedes comprobar la amplitud de la “animación a la lectura”. La práctica, diaria, es nuestra gran amiga y maestra.

¡Saca tus pompones… para celebrar la diversión!

 

 

4 comentarios en “Animación a la lectura

  1. Hola Mar! Me ha encantado el post. Muy buenas las ideas que aportas para incentivar a nuestros hijos en el hábito de la lectura.
    La verdad que no había pensado en que cuando vamos al supermercado, puedan ir leyendo los componentes de los productos que compramos. Yo sí suelo hacerlo, así que a partir de ahora, voy a preguntarles, y que ellos que me vayan diciendo con que están fabricados los productos.
    Muchas gracias por el aporte! Un besote!

    Daniela

    Le gusta a 1 persona

    1. Daniela!
      Me alegra mucho que te haya servido para ver ideas nuevas 😊
      Muchas gracias por el feedback!! 😍❤

      Me gusta

  2. Me ha encantado el artículo Mar!

    Aunque yo aún no tengo churumbeles, recuerdo que para Reyes siempre me regalaban algún libro (entre otras cosas). Leer era algo que apasionaba ya desde chiquitita. Devoré toda la colección de “Las aventuras de los 5”, “El Pequeño Vampiro”, el Barco de Vapor de arriba a abajo…Si faltaban libros para Reyes era como que faltaba algo muy importante.

    Nunca nadie me tuvo que incitar a leer, estaba acostumbrada a ver a mi madre con sus libros o a mi padre con sus novelas del oeste a todos lados. Para mí era algo como muy normal.

    Sin embargo, mis hermanas, educadas de la misma manera y viendo los mismos ejemplos, son muy reacias a leer.

    ¿Por qué será que unas personas adoptamos los ejemplos por imitación o otras los rechazan precisamente por eso mismo?

    Un abrazo y enhorabuena por el artículo

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola querida Tania!
      Qué bonito el ambiente que has descrito ❤ Afortunada que desde tan pequeña descubrieras el mundo de la lectura y lo gozaras. Felicidades a tus padres por el ejemplo.
      En cuanto a tu maginifica pregunta, la familia es el núcleo importante de aprendizaje, pero no olvidemos que somos seres sociales, que en nuestras vidas influyen más elementos que nos enseñan: la escuela (profesores, compañer@s de clase y sus familias) , amig@s del barrio, los mass media… y, desgraciadamente, estos elementos, a veces, se contraponen en valores, no caminan en la misma dirección… Haciendo que cada persona tenga que decidir las actividades que más le aportan, con las que se sienten bien. Como bien sabes cada un@ tiene su propia personalidad, estoy segura que aunque a tus hermanas no vean la lectura con esa pasión, han adquirido otros muchos valores bonitos que os transmitís mutuamente ❤😍😘
      Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close